lunes, 20 de abril de 2015

El Mariscal de Reik

¡Hola Locos Seguidores! Lo primero es comunicaros que lamento mucho no haber podido publicar nada en más de un mes. Es una pena, porque sigo teniendo cositas acabadas para mostraros (aunque últimamente no he pintado casi nada, pero al menos he basado todo lo que he pintado en el último año: ¡150 figuras de diversos tamaños! ¡Ha sido un buen año!), pero mi máster no me está dejando nada de tiempo últimamente. Si a eso le sumamos que durante las vacaciones de Semana Santa estuve cuidando de mi novia y de su maltrecho hombro, a lo mejor comprendéis que no ha habido tiempo para el blog con tanta obligación.

En fin, hoy he dicho ¡basta!, y aunque sea sólo una entrada muy escueta, es algo bonito lo que os traigo. Si en mi anterior entrada lo que os mostraba era mi unidad de Reiksgard, hoy os traigo a su líder: Kurt Helborg, Maestre de la Reiksgard y Mariscal del Reik, uno de los hombres de mayor confianza del Emperador Karl Franz.
















Como en la mayoría de lo que he pintado últimamente, no me compliqué demasiado la vida con técnicas avanzadas. Como se puede apreciar, el pintado es muy similar al de los caballeros de la Reiksgard.



Además de otro fantástico personaje especial, ahora ya tengo dos generales imperiales más para dirigir a mi ejército al combate (si es que vuelvo a convencer a alguien de jugar a WHF... a mí también me gusta más el 40K, pero echo en falta una partida de WHF de vez en cuando...). En lo venidero os mostraré un regimiento de ballesteros y (en cuanto acabe de pintarlos) unos cuantos sacerdotes guerreros sigmaritas.












Y siguiendo lo que ya es una buena costumbre, hoy os traigo otra de mis canciones. Esta es mi canción preferida de Metallica, "For whom the bell tolls" del disco "Ride The Lightning". Es de la época en que Cliff Burton, bajista original de la banda, aún estaba vivo. De hecho hace gala de sus habilidad y genialidad como bajista en la famosa introducción de la canción, haciendo que su bajo suene como una guitarra gracias a los efectos de distorsión de un pedal "wah wah". Una pena que abandonase el mundo tan joven por un desgraciado accidente.


Hasta aquí por hoy. Intentaré volver esta misma semana, aunque sea con una entrada tan poco elaborada como esta. Como siempre, estoy abierto a sugerencias y contestaré gustoso a vuestras preguntas en los comentarios. ¡Hasta pronto y gracias por seguirme!