sábado, 21 de febrero de 2015

¡A LA CARGA!

¡Hola Locos Seguidores! Vuelvo con otra unidad del Imperio. Esta vez es de caballería, y creo que ha sido una de las unidades más fáciles y rápidas de pintar de mi vida. Se trata de mi unidad de caballería pesada de la Reiksgard, hecha con el ya clásico e incombustible kit de caballería Imperial que, a pesar de tener cerca de 15 años (¡y alrededor de 25 los caballos!) parece no envejecer (o, al menos, envejece muy bien).


Monté caballos por un lado, jinetes por otro, y dejé los escudos en sus matrices para poder sujetarlos más cómodamente a la hora de pintarlos y así no mancharme los dedos. Lo primero fue imprimar todas las miniaturas
en negro con el aerógrafo y darle a los caballos luces "horizontales" con German Grey, y después "oblicuas desde arriba" con Medium Sea Grey, ambos de Model Air de Vallejo. Con eso acabé con el aerógrafo.













Lo siguiente fue dar a pincel y con tranquilidad (y cuidado de no manchar los caballos) un par de capas algo rebajadas con alcohol de Plata de Liquid Gold de Vallejo a todas las zonas de armadura. Luego pinté las colas de los caballos y los cráneos de color Gris Fantasmal de Vallejo Game Color. Una vez hecho esto, todo recibió un lavado general de Dark Tone de The Army Painter.












El siguiente paso fue dar una capa de negro brillante de Vallejo a las sillas de montar, cascos de los caballos y cruces de los escudos; una base de Khorne Red Citadel a los astiles de lanzas y plumeros de los cascos; una capa de Verde Oscuro de Vallejo a las coronas de laurel; y una base de gris fantasmal Vallejo al estandarte y gallardetes de las lanzas. Salvo las partes en negro brillante y rojo, todo el resto recibió además un lavado con Strong Tone.












El estandarte y gallardetes recibieron luces degradadas en gris y un par de capas de luces en blanco muy rebajadas; los laureles en verde oscuro y verde claro. Las partes rojas un pincel seco de vermellón de Vallejo. También pinté con este color el ribete de las cruces de los escudos. Di luces de blanco a los cráneos. Los lazos los pinté con una capa de Oro Viejo de Liquid Gold de Vallejo y luego un lavado con Seraphim Sepia de Citadel. Por último hice las caras del paladín y el músico, y los ojos y dientes de los caballos y la unidad estaba terminada.


Así, pinté una unidad de caballería grande en poco menos de 10 horas, con trabajo de aerógrafo incluido. La verdad es que, si bien no es la unidad que he pintado con más cuidado y detalle, el resultado es muy aparente, especialmente si tenemos en cuenta lo poco que tardé en pintarlos.













En fin, hasta aquí por hoy locos seguidores. Como siempre espero vuestros comentarios, espero poder traeros otra entrada más pronto que tarde. Os dejo acompañados de una canción de uno de esos discos que marcó mi infancia: el Smash de The Offspring. Un disco que me hizo empezar a amar el Punk Rock Californiano, amor que dura hasta hoy. ¡Hasta pronto y gracias por seguirme!